Qué es y cómo solucionar la presbicia

La presbicia en la Clínica Oftalmológica Dr. Jacobo Torreiro

La presbicia (vista cansada) es la dificultad para ver de cerca que ocurre en la mayoría de las personas a partir de los 45 años, y en el 100% de los mayores de 50 años.

Hoy en día, los pacientes que sufren presbicia, están en un período muy activo de su vida, tanto intelectual como profesional, y tienen que depender de gafas o lentes de contacto para la mayor parte de las actividades, resultando a menudo muy incómodo para ellos.

En la Clínica Oftalmológica Dr. Jacobo Torreiro disponemos de técnicas para mejorar el estado de la visión de los pacientes que padecen presbicia, ayudándolos así a mantener la calidad de vida durante más tiempo. Somos oculistas profesionales que ponen a disposición de cada paciente la experiencia lograda tras una larga trayectoria profesional.

Más información

La presbicia en la Clínica Oftalmológica Dr. Jacobo Torreiro

Intervención quirúrgica para la presbicia

La cirugía de la presbicia es la parte de la cirugía refractiva que trata de mejorar la capacidad para poder ver de cerca sin la dependencia de gafas o lentes de contacto.

En la Clínica Oftalmológica Dr. Jacobo Torreiro desarrollamos esta técnica, sabiendo que hoy por hoy son muchos los usuarios que padecen de presbicia en momentos de gran actividad. Una manera de ayudar en el día a día de muchas personas y que comprende una serie de técnicas como:

  • La monovisión: Lasik para que el ojo dominante quede enfocado de lejos y el no dominante para cerca.
  • Implante de lentes multifocales.
  • Implante de lentes acomodativas.

Técnicas para la mejora de la presbicia

En la actualidad, es posible, mediante estas técnicas, mejorar la visión de cerca de muchas personas que padecen presbicia. Para ello es necesario elegir la técnica adecuada dependiendo de las características personales de cada paciente (edad, defecto refractivo, ocupación, hobbys…).

Todas las técnicas actuales para la presbicia se realizan de forma ambulatoria (sin ingreso) y con anestesia tópica (sin inyeciones). Las molestias son mínimas y la recuperación visual empieza inmediatamente tras la cirugía.

Técnicas para la mejora de la presbicia